Francia prometió restablecer el orden este jueves después de dos noches de violencia urbana desencadenadas por el tiroteo mortal de un joven de 17 años por parte de la policía, y anunció que desplegaría decenas de miles de agentes más y tomaría medidas enérgicas contra los vecindarios donde los edificios y vehículos fueron incendiados. Sofocar las protestas en Francia.

Los ministros se desplegaron en áreas marcadas por el repentino estallido de disturbios, pidiendo calma pero también advirtiendo que no se permitiría que continuara la violencia que hirió a decenas de policías y dañó casi 100 edificios públicos. Después de una reunión de crisis matutina, el ministro del Interior, Gerald Darmanin, dijo que la policía se cuadruplicará con creces, de 9 mil agentes a 40 mil. Solo en la región de París, el número de oficiales desplegados se duplicará con creces a 5 mil.

“Los profesionales del desorden deben irse a casa”, dijo Darmanin. Si bien aún no es necesario declarar el estado de emergencia, una medida tomada para sofocar semanas de disturbios en 2005, agregó: “La respuesta del estado será extremadamente firme”.

El policía que disparó el tiro mortal en el suburbio parisino de Nanterre será investigado por homicidio voluntario después de que una investigación inicial llevó al fiscal local Pascal Prache a concluir que “no se cumplían las condiciones para el uso legal del arma”.

El asesinato del adolescente, identificado solo por su primer nombre, Nahel, se produjo durante una parada de tráfico el martes. El incidente capturado en video conmocionó al país y despertó tensiones latentes entre la policía y los jóvenes en proyectos de vivienda y otros barrios desfavorecidos.

Policía y cuerpos de bomberos luchan por contener a los manifestantes

A pesar de una presencia policial reforzada el miércoles por la noche, la violencia se reanudó después del anochecer cuando los manifestantes dispararon fuegos artificiales y arrojaron piedras a la policía en Nanterre, que lanzó repetidas ráfagas de gases lacrimógenos.

A medida que las manifestaciones se extendían a otras ciudades, la policía y los bomberos luchaban por contener a los manifestantes y extinguir numerosos incendios. Escuelas, comisarías, ayuntamientos y otros edificios públicos sufrieron daños desde Toulouse en el sur hasta Lille en el norte, con la mayor parte de los daños en los suburbios de París, según un portavoz de la policía nacional.

El fuego dañó el ayuntamiento en el suburbio parisino de L’Ile-Saint-Denis, no lejos del estadio nacional del país y la sede de los Juegos Olímpicos de París 2024.

Darmanin dijo que 170 agentes resultaron heridos en los disturbios, pero que ninguno de ellos puso en riesgo su vida. Al menos 90 edificios públicos fueron destrozados.