Alarma ante la aparición de miles de peces muertos en Texas, en el golfo de México. 

La información fue brindada por autoridades texanas. Según revelaron se trata de peces del género Brevoortia (conocidos como lacha), que fueron traídos por la marea hasta Bryan Beach. 

Expertos investigaron las evidencias y llegaron a una conclusión: según publica New York Post, los peces murieron por las altas temperaturas del agua (algo que suele vincularse al cambio climático y al calentamiento global), que hacen que se reduzca la cantidad de oxígeno, con lo cual las formas vivas se ven desfavorecidas.

“Las autoridades del parque de Quintana Beach, a pocos kilómetros de donde se hallaron los peces muertos, explicaron en sus redes sociales que cuando el agua supera los 21 grados centígrados se vuelve difícil para los ‘Brevoortia’ obtener suficiente oxígeno para sobrevivir”.

Los responsables explicaron que “las aguas poco profundas se calientan más rápido que las más profundas, por lo que, si un banco de lachas queda atrapado en las aguas poco profundas cuando estas comienzan a calentarse, los peces comenzarán a sufrir hipoxia”.

Además, cierra la agencia, indicaron que las condiciones recientes de cielos nublados, que bloquean la fotosíntesis del fitoplancton microscópico o las macroalgas, así como de mares en calma, crearon una “tormenta perfecta para agotar el oxígeno en la costa”.