Idalia tocó tierra este miércoles en la costa del noroeste de Florida, cerca de Keaton Beach, con vientos de 125 millas por hora (205 km/h), según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU. Idalia tocó tierra en Florida.

Sobre la marejada ciclónica, el gobernador de Florida subrayó: “Es algo grande, grande, muy peligroso” de lo que hay que mantenerse alejado.

Además de los avisos de huracán y marejada ciclónica, el NHC emitió esta mañana un aviso de huracán para la costa este de EEUU desde Altamaha Sound en Georgia hasta Edisto Beach en Carolina del Sur.

Aunque se aleje de la costa, la marejada ciclónica combinada con la marea natural va a seguir provocando inundaciones de zonas del litoral habitualmente secas.

Los bulevares playeros de muchas localidades costeras fueron invadidos por el mar, según se ve en esas cámaras repartidas por toda la costa que permiten ver en vivo los embates de los huracanes sin arriesgarse lo más mínimo.

El impacto se produjo sobre las 7,45 horas (11.45 GMT), según datos de un avión caza huracanes de Reserva de la Fuerza Aérea, y los niveles del mar en la zona están subiendo rápidamente, dijo el NHC en un boletín especial.

En Cedar Key, más al sur que Keaton Beach, una boya de medición de mareas de la Administración del Océano y la Atmósfera (NOAA) registró una crecida del nivel del agua de 5,9 pies (1,7 metros).

El huracán se mueve ahora en dirección norte-noreste a 18 millas por hora (30 km/h).

De acuerdo con los vientos registrados por el avión cazahuracanes, Idalia era un huracán con vientos de categoría 3 cuando entró en tierra. Unas dos horas antes del aterrizaje, sus vientos eran de 130 millas por hora (225 km/h), es decir de categoría 4.